top of page

šŸ‘‰ PRACTICAR la ESCUCHA en ESPAƑOL con HISTORIAS āœ… "La VASIJA AGRIETADA" ComprensiĆ³n auditiva espaƱo



Queridos amigos espaƱoleros, hoy os traigo un cuento muy bonito que se llama ā€œLa vasija agrietadaā€ y nos trae una enseƱanza preciosa que os voy a contar al principio. AsĆ­ que si querĆ©is aprender esta enseƱanza y el resto de la historia, quedaos a ver este vĆ­deo hasta el final.


Vamos a empezar, como siempre, con nuestro mantra particular: Yo hablo espaƱol, yo hablo espaƱol, yo hablo espaƱol.


Amigos, os recuerdo de nuevo que ya estĆ” a vuestra disposiciĆ³n el botĆ³n Unirme en vuestro ordenador para que podĆ”is ser miembros del canal de espaƱol y olĆ©. A cambio de una ayuda, para que yo siga creando contenido, vosotros recibirĆ©is todas las semanas una nueva historia de Luisa espaƱolera con anĆ©cdotas y cosas de la vida cotidiana, para que aprendĆ”is y sigĆ”is revisando y repasando vuestro espaƱol. AsĆ­ que por ahĆ­ lo tenĆ©is. TambiĆ©n os quiero recordar, si aĆŗn no lo habĆ©is hecho, que os suscribĆ”is al canal para estar pendiente de todo lo que voy subiendo.


Queridos amigos, hoy os traigo la historia de la vasija agrietada. Una vasija es un recipiente de barro y estƔ agrietada porque tiene grietas, tiene pequeƱos agujeros o pequeƱas rajas. Os dejo aquƭ la foto para que lo veƔis.


Bueno, pues esto parece ser que viene a decirnos que la vasija tiene algunos defectos y es una enseƱanza para nosotros, porque nosotros somos, igual que la vasija del cuento, somos especiales y somos valiosos por nosotros mismos, aunque tengamos nuestros defectos, ya que nuestros defectos tambiĆ©n potencian nuestra personalidad. Nuestros defectos, entre comillas o posibles imperfecciones, es lo que nos hace Ćŗnicos e irrepetibles y probablemente nos hagan cumplir la misiĆ³n para la que hemos venido. A ver, ya me estoy enrollando mucho.


Voy a contaros este cuento para que podĆ”is comprender todo lo que quiero decir. Como ya he dicho, una vasija es un recipiente y estĆ” agrietada porque tiene grietas que son unos defectos para la vasija. O esta vasija creĆ­a que tenĆ­a esos defectos. Y verĆ©is. HabĆ­a un cargador, un cargador de agua en la India. Este hombre tenĆ­a dos vasijas, dos vasijas que tenĆ­a colgadas a ambos lados de un palo muy grande que cargaba sobre sus hombros. Todos los dĆ­as tenĆ­a que ir al rĆ­o a traer agua hacia su casa y durante dos aƱos estuvo haciĆ©ndolo. Una de las vasijas era una vasija perfecta, nueva, sin ninguna rotura, sin ningĆŗn agujero, sin ninguna grieta. Estaba, parece ser, perfectamente hecha para el trabajo que tenĆ­a que hacer. De hecho, la vasija se sentĆ­a muy orgullosa y segura de sĆ­ misma, porque el trabajo lo hacĆ­a a la perfecciĆ³n y estaba muy, muy orgullosa y engreĆ­da. Se creĆ­a perfecta y la mejor.


Sin embargo, la segunda vasija tenĆ­a unas grietas, lo que hacĆ­a que cada vez que cargaba con agua, al llegar al final del camino, el agua llegaba por la mitad, mientras que la vasija entera tenĆ­a todo el agua completa. Ella estaba muy triste. La vasija que tenĆ­a grietas, me refiero, porque sĆ³lo podĆ­a cumplir su trabajo a medias, porque siempre llegaba con el agua a la mitad.


DespuĆ©s de llevar dos aƱos trabajando con este cargador de agua, un dĆ­a se puso muy, muy triste y decidiĆ³ hablar con el cargador de agua y le dijo: Mire usted, estoy muy avergonzada, me siento muy triste porque no puedo cumplir muy bien mi trabajo. Siempre llego por la mitad, siempre llevo la mitad del agua a mi destino y esto hace que me sienta muy infeliz y muy desgraciada. El cargador de agua le dijo: No, no me digas eso. Te propongo una cosa, cuando vayamos hasta la casa te vas a fijar por tu lado del camino, a ver quĆ© ves. La vasija, muy extraƱada, asĆ­ lo hizo. De camino a casa se fijĆ³ por su lado del camino y vio que estaba lleno de unas flores preciosas de vivos colores y le gustaron muchĆ­simo. Pero de nuevo se puso muy triste al llegar a la casa y comprobar que seguĆ­a llevando la mitad del agua.


El cargador de agua le preguntĆ³: ĀæQuĆ© te ha parecido? Y la vasija agrietada respondiĆ³: He visto unas flores preciosas, de vivos colores, bellĆ­simas, pero aunque he estado contenta por un rato viendo todo esto, al llegar me he vuelto a poner muy triste porque me he dado cuenta que de nuevo estaba cargada de agua por la mitad. Estoy muy apenada por tener este defecto y este fallo que hace que no cumpla mi trabajo en su totalidad. El cargador de agua le dijo: Yo ya sabĆ­a que tenĆ­as unas grietas cuando te comprĆ©, por eso decidĆ­ comprar algunas semillas de flores tambiĆ©n y sembrarlas a lo largo del camino. AsĆ­, cada vez que pasaba contigo, que ibas soltando un poco de agua, las semillas se iban regando y de esas semillas han salido estas bonitas flores, estas bonitas flores que no solo adornan el camino hasta la casa, sino que a veces me permiten cortar bonitos ramos de flores para llevarle a mi mujer y para adornar nuestra casa. Estoy contentĆ­simo contigo. No te cambiarĆ­a por nada del mundo porque gracias a tus grietas he podido tener este jardĆ­n de camino a casa tan maravilloso.


La vasija no podĆ­a salir de su asombro. En realidad, su grietas y sus defectos eran lo que le gustaba al cargador de agua y lo que le hacĆ­a... la hacĆ­a mĆ”s valiosa aĆŗn. Esto hizo que la vasija se pusiese a reflexionar y se alegrase un montĆ³n de sus imperfecciones, de esas imperfecciones que la hacĆ­a Ćŗnica.


Amigos, contadme los comentarios. QuĆ© os sugiere esta fĆ”bula. Si os ha gustado o no, decĆ­dmelo en los comentarios que me encantarĆ”, que me encantarĆ” leerlo. Y amigos, espero que la fĆ”bula os haya gustado como os he dicho. Si asĆ­ ha sido, le dais a me gusta, no olvidĆ©is suscribiros al canal, como siempre digo y nos vemos aquĆ­ en futuros vĆ­deos de espaƱol y olĆ©. Un besito y hasta muy pronto amigos. AdiĆ³s.


5 visualizaciones0 comentarios
bottom of page