⛔️ ¡NO CAIGAS en la TRAMPA como yo! 👉 ¡Date PRISA y apréndete los TRUCOS! 😜 Últimas compras.



¡Españoleros! ¡He picado! ¡He picado!


Y como yo os decía españoleros…¿Qué me ha pasado? ¿Qué me ha pasado? Si yo ya lo sabía. Veréis: Yo tenía ya hechas todas mis compras navideñas pero como estaba aburrida en casa me dije: Voy a ir a dar un paseo por el Centro Comercial. Total, sólo pasear, quizá tomar un café... pero nada más porque yo no necesito nada. De hecho todo lo que tenía que comprar ya lo he comprado. Así que solo voy a pasear. Pero bueno y … ¿Qué me ha pasado? Si yo no necesitaba nada. Si yo no quería comprar nada. Pero… ¿Por qué vengo con esta bolsa? ¿Por qué vengo con esta? ¿Y con esta? ¿Y con esta bolsa? ¿Y con esta bolsa? ¿Y con esta bolsa? ¡Pero bueno!

En resumen: Que estoy muy enfadada conmigo misma, porque yo no necesitaba nada, y he llamado por teléfono a mi amiga María y se lo he contado. Digo: ¡Mira lo que me ha pasado! He ido al Centro Comercial a dar un paseo, a tomar un café… Y yo no iba a hacer nada, solamente mirar, ver, pasear… Y he llegado a casa cargada de compras, cargada de bolsas y cuando mi familia me ha visto, ha dicho: Pero mamá, pero… ¿Qué has hecho? Si has dicho que no ibas a comprar nada. Y mi amiga María, que es muy lista, me ha dicho que me han pasado las cinco cosas.

¿Qué me han pasado las cinco que? Las cinco cosas que te pasan cuando vas al Centro Comercial a no comprar nada. Digo: ¿Y esto cómo puede ser? Dice: Tienes que estar atenta porque las tiendas tienen muchos trucos, muchos trucos, entre ellos estos cinco trucos para que compres aun cuando no necesites nada. Y me ha hecho la primera pregunta:

1.- ¿Sonaban villancicos? Me he puesto a pensar...y digo: Sí, sonaban villancicos. Y ella me ha dicho que esta es una técnica que utilizan las tiendas para crearte la sensación de que todavía estamos de vacaciones y que hay que seguir comprando. ¡Oye! Pues es verdad. Y digo yo: Había una música lenta, suave y ella me ha dicho: Ponen música clásica para incitar a comprar regalos caros. ¡Claro he comprado un perfume. ¡Madre mía! Sin embargo luego le he dicho: Pues he ido a una tienda de ropa y había música súper rápida, súper rápida y muy alta, un volumen altísimo. Y me ha dicho: Eso es para que compres rápido y salgas corriendo. ¡Madre mía! No me lo podía creer. ¡Qué lista es mi amiga María!

2.- En segundo lugar me ha dicho: ¿Has tenido cuidado con el laberinto? ¿El laberinto? ¿Qué laberinto? Bueno pues según mi amiga Maria, las tiendas ponen al final de la tienda lo que saben que la mayoría de la gente va a comprar para que tu tengas que atravesar toda la tienda y piques en

muchas cosas como he hecho yo. Picar es coger cosas y comprarlas, cosas que no necesitas. ¡Madre mía! Es verdad porque yo iba a buscar la carne y estaba al final de todo el supermercado. ¡Madre mía!

3.- Bueno, pues mi amiga María me ha seguido diciendo: ¿Has pensado en los cuatro niveles? Cuatro niveles. ¡Qué cosas dice mi amiga María! ¿Qué son esto de los cuatro niveles? Ella me ha dicho que hay cuatro niveles y los he tenido que apuntar aquí porque si no, no me acuerdo. Me ha dicho que el 52% de las cosas están a la altura de los ojos, luego un 26% están a la altura de las manos, el 13% al nivel del suelo y el 9% restante están en la parte de arriba. Con esto quieren conseguir que lo que primero veamos y podamos coger, esté lo más cerca posible. ¡Qué lista es mi amiga María! Nunca había pensado en esto.

4.- ¿Y qué creeis que es lo siguiente que me ha dicho? ¿Había ofertas? ¿Cómo que si había ofertas? ¡Había ofertas por todos lados! Compra esto, compra lo otro, la oferta acaba en 24 horas… Claro, pues yo he tenido que comprar las cosas de las ofertas porque es que se acababan ya.

5.- Y por último y en quinto lugar mi amiga María me ha preguntado: ¿A qué huelen las compras? Y yo he dicho: ¿A qué huelen las compras? ¿Qué pregunta es esa? ¿Qué es esa tontería? El caso es que luego me he parado a pensar en esa tienda que he entrado de dulces y turrones que olía… ¡Ay! A

ese olor de galletas recién horneadas tan rico y…¿Qué ha pasado? Pues que al final he terminado comprando turrón. ¡Qué lista es mi amiga María!


39 vistas2 comentarios