🔝ESPAÑOL LISTENING. APRENDER ESPAÑOL con HISTORIAS. #2 .Cuentos cortos. Improve your Spanish.#94


¡Hola amigos, bienvenidos un día más a español y olé!


Vamos a empezar con nuestro mantra particular: yo hablo español, yo hablo español, yo hablo español.


Os voy a pedir que si aún no lo habéis hecho por favor o suscribáis a mi canal para que siempre estéis al día de todo lo nuevo que subo y podáis aprender español conmigo. También os invito a pues a suscribiros a mi Instagram @espanolyole porque pues muy a menudo voy subiendo historias y cosas divertidas o frases en español. Pequeñas cosas que seguramente pues os ayudarán día a día para cada día saber un poquito más.


Voy a retomar una cosa que hice hace poco que es contar historias. Me parece una forma divertida y amena de aprender español. Para el día de hoy he escogido un cuento o una historia popular española que pues suelen contar mucho los padres a los hijos y son estas historias que a mí tanto me gustan en una moraleja. Una moraleja es una enseñanza o un aprendizaje, es decir que a través del cuento podemos aprender una enseñanza para la vida. Este cuento se titula "La Lechera" y dice así:


Había una vez una madre y una hija que tenían una granja. Resulta que la vaca un día había dado mucha leche y la madre normalmente iba a vender la leche al mercado pero ese día la madre se levantó enferma y tenía mucha fiebre, así que le dijo a su hija:


- Hija mía, he pensado que por qué no vas tú al mercado y vendes la leche y así poquito a poco vas a ir aprendiendo a manejarte en el mercado con la venta de la leche.


La hija entusiasmada le dijo:


- Mamá, por supuesto que iré, no te preocupes. Estoy encantada.


La madre que vio a su hija tan dispuesta se alegró y se emocionó muchísimo y le dijo:


- Tengo una idea, he pensado que el dinero el dinero que ganes con la venta de la leche te lo voy a regalar a ti, para que tú lo tengas y lo gastes como tú quieras.


La hija estaba feliz, no se lo podía creer. Con el dinero que sacase de la venta podría hacer una inversión, podría gastar el dinero en lo que ella quisiera. Así que la niña empezó su camino todo ilusionada. Llevaba su leche metida en un cántaro, un cántaro es una vasija de barro donde se meten líquidos, puede ser agua, leche, cualquier líquido que se quiera conservar y guardar. Bueno pues la niña iba tan contenta con su cántaro de leche, cantando por el camino, muy alegre. Empezó a pensar en qué gastaría ese dinero que iba a sacar con la venta de la leche y empezó a imaginar y se dijo a sí misma:


- ¡Qué bien! Con la venta de la leche me voy a comprar 12 huevos. 12 huevos o sea una docena de huevos que llevaré a la granja y las gallinas de la granja los incubaran. De estos 12 huevos nacerán 12 maravillosos pollitos que cuidados en la granja y alimentados cada día se convertirán en 12 hermosas gallinas. Podré volver al mercado y vender las gallinas y con lo que obtenga de la venta de las gallinas, me compraré un cerdito bien hermoso que llevaré de vuelta a la granja y con mucho mimo, cuidado y una buena alimentación seguro que conseguiré un cerdo maravilloso, un cerdo con muchos kilos que podré volver a llevar al mercado y venderlo. Claro y cuando venda ese cerdo, con el dinero que gane me voy a comprar una maravillosa vaca. Una buenísima vaca lechera, con lo que cada día obtendré muchísima más leche y me pondré rica, me pondré enriquecer, podré venderla y volver a iniciar este círculo de inversión.


La niña ya se veía con muchísimo dinero, se veía feliz, se veía contenta, iba cantando, iba absorta o muy metida en su sueño y no vio una piedra que había en mitad del camino. Cuál fue su mala suerte que tropezó con la piedra y cayó al suelo. Claro el cántaro salió volando por las nubes con tan mala fortuna que también se estrelló contra otra piedra. ¿Y qué pasó? ¡Oh! Desgracia. ¡Madre mía! Toda la leche derramada y el cántaro roto en mil pedazos. La niña lloraba, lloraba y lloraba lamentando su mala suerte y decía:


- Adiós a mi leche, a mis huevos, a mis pollitos, a mi cerdito y a mi vaca. Adiós a todo mi sueño de riqueza.


Así que con muchas lamentaciones cogió todo lo que había quedado del cántaro, cogió todos los trozos e inició el camino de vuelta a su casa muy triste y apenada.


Este es un cuento que tiene una moraleja. Una moraleja que podría ser: "La avaricia rompe el saco". ¿Qué nos querría decir esta enseñanza? Que muchas veces nos perdemos en soñar con cosas del futuro y nos perdemos vivir y disfrutar del presente. Así que amigos os invito a eso, a no desperdiciar el momento de ahora, a vivir el presente que es lo único que tenemos y no vivir siempre en sueños de futuro como le pasó a nuestra lechera del cuento.

Amigos pues esto ha sido todo por hoy. Espero que este cuento de la lechera pues os haya divertido y hayáis aprendido un poquito más de español. Si esto ha sido así me daré por satisfecha. Así que ya sabéis si os ha gustado no olvidéis darle a me gusta como dije antes, no olvidéis suscribiros al canal y nos vemos aquí en futuros vídeos de español y olé. Un beso y hasta muy pronto, adiós.



226 visualizaciones0 comentarios